¿Estresado? 5 formas en las que la nutrición y los cambios en el estilo de vida te pueden ayudar  a combatir el estrés.

Alimentos que ayudan a combatir el estrés

A todos nos ha sucedido. Suena el despertador después de pasar una mala noche, tu hijo o hija amanece enfermo, los correos se siguen acumulando y hoy, encima de todo, tienes una presentación importante en el trabajo. El estrés a menudo se convierte en una parte inevitable de nuestra vida y, en dosis bajas, es benéfico. Pero la forma en que lo manejes en el largo plazo es crítico para tu salud.

En una encuesta reciente de la Asociación Psicológica Americana se demostró que a menudo estos episodios de estrés llevan a la gente a engancharse con comportamientos poco saludables, desde quedarse despierto por la noche (42 por ciento) hasta comer demasiado o comer comida chatarra (33 por ciento).

Sentir estrés durante largos periodos puede disparar una variedad de problemas de salud físicos y emocionales. Por esa razón, es importante reconocer los signos del estrés y atenderlos con ejercicio, durmiendo bien e incluso con una nutrición de calidad en etapas tempranas. La mayoría de la gente no se da cuenta de ello, pero una buena nutrición puede hacer tanto o más que un baño de tina con burbujas para combatir los efectos negativos del estrés.

Específicamente, los alimentos saludables trabajan para reducir los niveles de inflamación en tu cuerpo. Aunque algo de inflamación no es malo es sólo la respuesta de tu cuerpo a las lesiones, el estrés e, incluso, al ejercicio demasiada inflamación por mucho tiempo puede generar estrés oxidativo. Cuando está en equilibrio, el estrés oxidativo puede ayudar a sanar el cuerpo, pero si es crónico o se sale de control puede dañar tus órganos.

  1. Revisa tu dieta

Come alimentos ricos en compuestos antiinflamatorios, como ácidos grasos poliinsaturados (como las almendras, el salmón y el atún), antioxidantes, polifenoles y carotenoides (como el chocolate amargo, vegetales de hoja verde, pimientos de colores brillantes y vino). Estos alimentos, todos ellos incluidos en la dieta mediterránea, consumidos con moderación, son excelentes para reducir la inflamación.

  1. Come en casa

Comer en casa generalmente incrementa la posibilidad de que comas una dieta saludable, ya que tienes el control de los ingredientes de tus platillos. Una forma sencilla para llevar una dieta saludable es tener a la mano alimentos frescos y nutritivos. Muchos de ellos los puedes tener congelados o secos (nueces, frutas y cereales altos en fibra).

  1. Ejercicio

Aunque el estrés a veces provoca que nos cueste más trabajo estar activos, es más importante que nunca ejercitarse cuando te sientes estresado. La actividad física libera endorfinas y reduce los niveles de adrenalina y cortisol, ayudando a disminuir el estrés mental. Las endorfinas son los químicos del cerebro que proporcionan a los corredores ese “empujón” para seguir adelante y que además le permiten a tu cuerpo relajarse.

  1. Duerme lo suficiente

Un estudio en The American Journal of Human Biology  encontró  que dormir de forma inadecuada altera la secreción de las hormonas que producen el hambre, haciendo que te sientas hambriento y comas de más. Esta es una de las razones por las que podemos comer de más cuando estamos estresados y nos hace falta dormir. Procura dormir de siete a ocho horas cada noche.

  1. Toma más agua y menos café

¿Alguna vez has sufrido de temblores por tomar demasiada cafeína? La investigación nos muestra que la cafeína puede empeorar tu respuesta al estrés, de forma que si bien un poco de café te puede ayudar, mejor busca agua durante la tarde.

“Finalmente, no te desanimes cuando estés estresado“, dice Carlett Ramírez. “Trata de poco a poco hacer modificaciones para tener un estilo de vida más saludable.”