Por donde quiera que se vea, Angelique Boyer es una reina. Clase y elegancia se conjugan para deslumbrar a quien se ponga enfrente. 

Angelique Boyer a directo a la Revista Open 3

Angelique es mucho más que la protagonista buena o la villana que hemos disfrutado en la pantalla de televisión. Basta con acercarse un poco a ella para darse cuenta de que se trata de una estrella que si brilla es para compartir su dicha con quien la admira. Entre proyectos sumamente talentosos, platicó con nosotros para dejarnos apreciar esa faceta humana y soñadora que engalana algunas de las telenovelas más exitosas de los últimos años.

El modelaje y la actuación siempre se te han dado de forma natural, pero ¿alguna vez llegaste a tener intenciones de dedicarte a otra cosa?

Hubo un momento en el que quise ser bailarina de ballet, estuve a punto de entrar a Bellas Artes pero ya llevaba un tiempo en Televisa, así que era momento de abandonar un camino para iniciar otro y era muy rudo; entonces preferí quedarme estudiando actuación y estoy muy feliz de que mis sueños se estén haciendo realidad.

¿Cuál fue el proyecto que consideras que hizo que el público te identificara?

He sido muy afortunada por los proyectos en los que me ha tocado estar; el primero en el que estuve al 100% fue Rebelde, marcó una generación y una etapa de mi vida. Después hice Corazón Salvaje seguida por Alma de Hierro con Alejandro Camacho, Blanca Guerra y Rafael Inclán, quienes me enseñaron a respetar el set y posteriormente obtuve el protagónico de Teresa que se convirtió en un personaje emblemático. Todo ha sido muy significativo y he disfrutado mucho cada etapa, realmente estoy muy agradecida. Aún así, sé que nunca hay que conformarse con nada y hay que seguir sorprendiendo al público.

¿Con cuál de tus personajes te has sentido más identificada?

Con ninguna (risas). Prácticamente he vivido con ellas y he ido sufriendo sus procesos así que no quisiera decir que me identifico con alguien que ha sido malo o sumiso y que ha atravesado cosas desagradables.

¿Prefieres ser buena o villana?

Las villanas son muy divertidas y las buenas sufren mucho, pero me gusta ser todo. Agradezco la oportunidad de que en un solo proyecto haya podido interpretar a la parte buena, mala y la que canaliza a ambas, fue una gran suerte y un honor participar en ese proyecto.

¿Siempre has estado contenta con los cambios de imagen que requieren tus caracterizaciones?

Es algo difícil porque me gusta mucho confiar en el talento de la gente, creo que cada quién tiene un puesto de trabajo que se respeta y de esa parte creativa se hace un buen trabajo en equipo. Trato de enriquecer a mis personajes en medida que el director y el equipo me lo permiten pero tal vez en el caso de Ana Leticia en Tres veces Ana me habría gustado que ella fuera de otra forma; sin embargo, estaba muy marcado que era caprichosa, a veces era difícil lidiar con eso y su peinado no me gustaba.

Angelique Boyer a directo a la Revista Open 2

¿Cuáles han sido los mayores sacrificios para mantenerse vigente en un medio tan competido?

Hay una frase que me encanta: “Con los pies en la tierra y los ojos en la luna” confío en que hay que  ser soñadores y decretar en grande, aprender a no vivir con expectativas para poder ser felices porque el ego y la envidia son muy feos, además de que no te permiten disfrutar el éxito por estar en constante competencia con los de al lado. Personalmente, si donde estoy puedo ayudar a alguien, lo hago. El trabajo en equipo y el respeto a los horarios así como las buenas formas en que se piden las cosas, funcionan. También hay que ser exigentes porque si uno está dando todo, también hay que sacar lo mismo de quienes nos rodean y motivarlos. Me gusta eso, creo que es la forma en que mi carrera se ha enriquecido de la gente que he conocido en este medio.

¿Cómo han cambiado las telenovelas en los años que te has dedicado a ellas? Definitivamente hay mucha más libertad, me gustan los temas que se tocan y sin embargo, aunque a veces hagamos refritos, siempre hay una mano nueva y la adaptación permite que haya ciertos cambios, creo que no se puede contar una historia de la misma forma que hace años por la tecnología, tal vez ya no se puede ser tan poético como antes porque ya existe el internet y las  redes sociales, con eso todas las cosas ya son más directas. Hay que avanzar acorde a los cambios de la vida y las novelas lo han hecho muy bien.

¿Buscas dar algún ejemplo en general a las mujeres?

He tenido la suerte de interpretar personajes aspiracionales y de representar cosas que no queremos en la sociedad para que mis actuaciones funcionen como mensajes con los caminos que a veces eligen los personajes (que en ocasiones no son los más correctos). Así das el ejemplo de lo que es bueno y malo para que la gente lo juzgue con su criterio; me gusta hacer personajes con los que se identifiquen y de los cuales aprendan, yo aprendo mucho porque a veces me ha tocado interpretar alguna situación que me está ocurriendo.

¿Cómo te sentiste al participar en Bailando por la boda de mis sueños?

Fue un gran proyecto para mí y llegó en un momento ideal a mi vida, justo iba terminando Rebelde y no sabía qué iba a hacer, a los 2 meses ya estaba aprendiendo a bailar porque venía de una línea de ballet y jazz; ahí llegué a aprender guaracha, merengue, tango, cumbia, quebradita, hip hop y reggaetón, pero sobre todo aprendí lo duro que es estar en un reality show.  Se trata de un trabajo intenso donde teníamos que montar cinco coreografías de minuto y medio a la semana para un programa en vivo, trabajas arduamente y cuando llega el domingo y te ponen un 3 o 5 de calificación es difícil, incluso cuando sabes que se trata de una competencia. Es complicado porque además de luchar por ti, tienes que defender el sueño de alguien que no tiene nada que ver con el medio. En mi caso, tenía una pareja que deseaba casarse y yo debía llevarlos al altar mientras competíamos con compañeros que bailaban increíble como Irán Catillo y Susana González, es difícil experimentar este tipo de adrenalina en vivo.

¿Te gustaría volver a participar en un proyecto donde demuestres tus aptitudes musicales?

Me encantaría poder combinar las dos cosas: música y actuación. Requiere mucho trabajo y también me encantaría integrar algo de coreografía y baile, pero esta vez en novelas o en teatro.

¿El teatro te gusta tanto como la televisión?

Me gusta todo, respeto todo, todo requiere de un trabajo y desarrollo distinto, además de que lo disfruto enormemente. No paso mucho tiempo en casa viendo tele pero sí procuro estar al tiempo en las películas e ir al teatro los domingos, conocer los estrenos que hay en ambas partes.

¿Cuál es tu percepción sobre el mundo del cine?

Es muy minucioso y mucho más elaborado, en cine tienes más oportunidades de sentarte a hacer trabajo de mesa con tus compañeros, esa parte me gusta mucho. En cuestión de tecnología Televisa esta súper bien, así que espero pronto pueda tener alguna participación en una película de acción donde tenga un papel intrépido o policiaco, estaría bueno y sería muy distinto a todo lo que he hecho hasta ahora en mi trayectoria.

¿Con quiénes armarías tu elenco ideal?

Incluiría a mi mejor amiga Fernanda Castillo, a su marido Erik Hayser, a mi novio Sebastián Rulli y también me gustaría mucho trabajar con Maite Perroni y hacerlo otra vez con Ana Brenda y Zuria Vega, son compañeras que adoro y siento que han crecido mucho, me parece que sería padre reencontrarnos. Con Flavio Medina y Rafael Inclán también sería excelente, los admiro y me han inspirado mucho.

¿Existe alguna escena que nunca aceptarías hacer, ya sea para un comercial, película o novela?

Yo creo que hay límites en los personajes que de repente te pueden llegar, de repente he llegado a ver películas muy fuertes que me hacen pensar cómo hubo alguien que se atrevió a hacer algo así. Difícilmente hay límites en la creatividad de un director, yo siempre estoy dispuesta a escuchar propuestas pero cuando te ponen a comer algo horrible, a hacer escenas de baño o de sexo explícito, es muy incómodo y no me gustaría hacer algo así.

¿Qué faceta te gustaría que el público conociera de ti, que no se alcanza a ver en pantalla?

Realmente trato de ser una persona muy normal, tengo mucho contacto con los fans a través de redes sociales y a lo largo de los años con muchos de ellos se han creado grupos de amistades, me gustaría que la gente se dé la oportunidad de conocerse y de acercarse de una buena forma, no sólo para tomarse una fotografía sino para acercarnos y dejarnos algo mutuamente, que fluya en ambas direcciones.

¿Qué te hace feliz y qué te da miedo?

Me parece que la felicidad son instantes, se trata de una actitud y creo que hay que ser positivos para poder experimentarla. A mí me hace muy feliz mi trabajo, me motiva y da adrenalina, lo mismo pasa cuando llego a viajar, cuando estoy con mi familia y cuando sé que estoy haciendo felices a quienes amo. Me alegra trabajar en un lugar de armonía y me gusta que la vida me sorprenda con detalles.  Por otro lado, no tengo ningún problema con ver ratones o cucarachas pero los gusanos no me gustan, me dan mucho asco.

¿Cuáles son las 5 cosas que no deberían hacerse en una primera cita?  

Definitivamente no hay que irse directo a la cama, a veces pasa que una de las dos partes habla mucho y la otra es muy callada; sin embargo, hay que saber escuchar e ir poco a poco, es lindo construir una amistad y después tener una relación con alguien.

¿Cómo logras tener equilibrio entre la fama y tu vida privada?

Me parece que hay detalles que no se deben exponer, procuro no vivir con el celular en la mano enseñando qué hago, cómo y a dónde voy, simplemente comparto momentos increíbles con mis fans en redes pero hay que tener cuidado porque cada vez son más impersonales, son muy abiertas y hay cosas que no es bueno mezclar. Me gusta separar mi mente y emociones cuando llego al trabajo sobre lo que pasa en casa y viceversa, creo que así todo es más sano.

Angelique Boyer a directo a la Revista Open 1

¿Cómo reaccionas ante las críticas?

Me importa lo que la gente sienta de mí, creo que hay que tomar de la misma forma una crítica mala que una buena, verlo como algo constructivo y que puede motivarte. Mientras que a lo malo hay que sacarle lo bueno, también hay que demostrar, aprender y querer ser una mejor persona. Si te desean algo malo, hay que aprender de eso y si te  dicen algo bueno, tampoco hay que creérselo del todo, el trabajo es lo que importa y lo que habla muchas veces por nosotros.

Cuando has llegado a sentirte abrumada, ¿Cómo te sobrepones?

He aprendido a respirar, en esos casos suelo descansar, me hago tiempo para dormir… al día siguiente las cosas pueden tener un panorama distinto y de esa forma no te sales del equilibrio y de la paz, es muy importante.

¿Tienes alguna frase inspiradora, mantra o algo así?

Creo en la luna, en el cielo, en Dios, en las cosas divinas de la tierra, me gusta conectarme con la naturaleza y de verdad que trato de aprender a ser mejor persona cada día, creo que esa es una buena manera de tener una filosofía de vida positiva. No tengo mantra pero soy soñadora y positiva.

¿Ha habido algún libro o película que te acompañe toda la vida?

El jardín secreto y Milagros inesperados son dos películas que me gustan demasiado,   en cuanto a libros hay varias novelas que he disfrutado; soy muy romántica y me encanta la poesía, procuro siempre sacar ideas de lo que veo en películas y las actuaciones de cada persona poder canalizarlas e interpretar personajes parecidos a los que les puedes sumar las herramientas que te da la imaginación.

¿Te gustan los deportes?

SÍ, mucho, me gusta hacer ejercicio, me encanta ver el tenis y me encantaría aprender a hacer yoga. Me gusta la disciplina con telas que aprendí para uno de mis personajes, ir al gimnasio y conservarme en buen estado. Respecto a algún equipo, le voy a los Pumas.

¿Qué te gusta hacer en un día normal?

Me gusta empezar el día poniéndome de acuerdo con mi novio, hacer ejercicio y consentirme. Cuando no estoy trabajando aprovecho para ponerme algún tratamiento en el cabello y la cara, para mí es muy importante ir al dermatólogo. La verdad es que estar en casa me encanta para poder hacer todo esto y relajarme.

¿Cambiarías algo de tu vida?

Sí, me gustaría que las personas de mi familia que ya se fueron siguieran aquí conmigo.

¿Cuáles son tus sueños personales por cumplir?

Me gustaría que muy pronto esté listo un proyecto de una página de internet donde podamos hacer interacción con los fans y además se puedan subastar los vestidos que he usado en eventos importantes para donar los fondos que se recauden a distintas organizaciones que han llegado a mi vida para poder ayudar. Hay muchas fundaciones donde ese dinero se podría usar para dar juguetes a niños que los necesitan así que en la página se pondrían todas esas acciones y resultados para que quienes donen puedan ver el trabajo que se hace y la causa en la que participan llevándose algo que no voy a  vender ni a volver a utilizar, es una buena forma de ayudar a la gente.  Me gustaría que a finales de abril ya pueda estar listo.

¿Hay algo que te inquiete sobre el futuro?

El planeta me ocupa y me preocupa, vivimos en una sociedad estresada, en una ciudad muy grande y con un gobierno que nos está conflictuando muchísimo. Es preocupante todo lo que está pasando en Estados Unidos, las inundaciones en Perú, los terremotos, lo que ocurrió en Monterrey con el niño que atacó a sus compañeros con una pistola. Mi hermano vive en Francia, en París y me preocupa la situación de la gente que está dejando atrás a su país porque en sus casas caen bombas y viven en guerra. Aquí estamos viendo mexicanos que vuelven a México y abandonan sus sueños y familias, están pasando cosas muy graves que tendríamos que detenernos a reflexionar.

¿Qué tipo de personaje te gustaría interpretar en el futuro?  

A una mujer atípica al género telenovelero, creo que podemos ser un poco más apegados a la realidad en cuestión de los temas que hoy en día se tocan, quizá una chava con una carrera científica o algo distinto, alguien con mucho carácter y que además resuelva situaciones, me imagino que algún personaje que sea como Juana de Arco.

¿Qué mensaje te gustaría dedicarle a tus fans?

Quisiera agradecerles infinitamente su apoyo, es una relación que existe todos los días, son parte de mi vida y sé que su apoyo es incondicional. Les agradezco por permitirme cumplir mis sueños, por dejarme entrar en sus casas con sus familias y les confieso que son una bendición. A quienes he conocido en persona, sé que son gente muy entrañable de muchos países que vienen a México y aman nuestra cultura y género novelero. ¡Gracias a todos!, también a la revista OPEN porque estoy convencida de que estas fotos son de las mejores que he hecho en mi carrera, me gustaron mucho y me parecen muy lindas.