Bershka propone un nuevo manifiesto vital de la mano de los jóvenes que están cambiando la manera de ver todo.

2018 va a ser un año excepcional. Llega una nueva generación que está sacudiendo el panorama actual con una buena dosis de optimismo (y realismo). Lxs Gen Z tienen grandes propósitos y van a cumplirlos. Firmes en el compromiso con el pensamiento joven actual, Bershka ha viajado hasta New York para conocer los valores de las nuevas generaciones. La ciudad más cool del planeta acoge siete personajes, siete entrevistas y un mensaje final: la vida está para soñarla y los sueños, para conseguirlos.

Sin embargo, el realismo con el que las nuevas generaciones plantean su futuro es aplastante. Sueñan, sí. Pero con los pies en la tierra. Sus principales objetivos a corto y largo plazo son viajar, derribar fronteras, establecer relaciones (interpersonales e internacionales) desde el amor y valorar el estilo de cada uno independientemente de la posición social. ¿Imposible? Para nada.

Además, intentan dejar el individualismo a un lado para apostar por una sociedad más comunitaria, en la que compartir nuevos valores e inspirar a los demás. Y, aunque parezca mentira, no le tienen miedo a la soledad. Para ellos, pasar tiempo consigo mismos significa crecer y madurar. Pero, ¿qué pasa con la felicidad? ¿Cuál es la clave para conseguirla? Con unas pinceladas simples, pero no por ello poco importantes, responden: positivismo, estar con los amigos y la familia, tener confianza en uno mismo y vivir en el presente. Su filosofía es la de ser feliz con lo que están haciendo en el momento, más allá de las metas personales. Y, una vez conseguido un propósito, ¡a por otro!

El 2017 se puede marchar tranquilamente porque todo apunta a que el nuevo año va a ser genial. Los jóvenes están cambiando la manera de verlo y soñarlo (casi) todo. Adiós, 2017. Hola, 2018. Estamos preparados.

“Los sueños bombean la vida. Y si tu sueño es viajar. Pues viaja. Viaja todo lo que puedas. Hey, no pasa nada si las cosas no salen del todo como esperabas. Lo importante es mantenerse en el camino, valorando lo que haces y pasando tiempo con las personas que más aprecias. Aunque no está nada mal estar a solas. Contigo mismo, ya sabes, para crecer y madurar. Y madurar no es más que descubrir tu propio estilo y valorarlo. Porque es único (y muy fuerte). Recuerda: no hay más fronteras que las que tu mente se ponga. Si tienes esto claro, el resto viene solo.

Tu futuro empieza ahora”.