La influencia de la inspiración retro trae consigo lo mejor de sus atributos es por eso que te traemos la neuva temporada de Bershka.

El estilo deportivo; el regreso de los estampados; una mezcla muy poderosa entre volúmenes gracias a la incorporación de materiales técnicos y naturales; y, sobre todo, mucho color. Porque la moda de esta temporada promete cumplir las expectativas de todos.

Para ella:

“El leitmotiv de la temporada: color-block, rayas y cuadros”.

El color-block como tendencia principal brinda la posibilidad de crear looks atrevidos, intensos y muy particulares. ¿Ejemplos? El verde total con toque violeta en accesorios; un combo azul y naranja; o un conjunto de top amarillo pastel y falda verde lima. Las prendas tailoring realizadas con nuevos materiales consiguen caídas y volúmenes muy apetecibles. Son la mejor opción para crear un efecto color-block muy pop.

La parte más ecléctica recae en las rayas verticales. En versión multicolor o b/n, conquistan todo tipo de prendas, materiales y detalles como tejidos plisados o lentejuelas. La versión más delicada de este estampado se construye con vestidos abotonados y conjuntos de dos piezas (crop top + falda) de lino o algodón. El crochet y la pedrería potencian mucho más la diversidad de la temporada.

De las redes sociales al streetwear: las tonalidades pastel elevan su protagonismo. El malva, en concreto, predomina tanto en tops, vestidos y americanas jacquard. Se trata de crear total looks con esta tonalidad como base y apostar, sin ninguna duda, por los tejidos de satén.

¿Cómo mezclar lo ‘retro’, lo ‘vintage’ y lo ‘urban’ con la misma genialidad? Con los cuadros, un print renovado con mucho color. A veces en clave cuadros ventana o a veces en clave cuadros vichy, este estampado se mantiene en el lugar que se merece.

“El utility, más femenino que nunca”.

Las tonalidades arena reinan dentro del utility que, este año, cobra muchísima importancia. El trench beis, los pantalones de cintura alta y textura ‘paper’, los vestidos ligeros y las faldas serán algunas de las piezas clave. El cinturón incorporado es el detalle necesario para definir siluetas y dar a este tipo de prendas un toque mucho más femenino.

“Un sport muy noventero”.

La inspiración deportiva lo invade (casi) todo: prendas exteriores, prendas interiores y accesorios. La parka y la chaqueta canguro se reinventan en plástico y nylon (y en un formato más corto y ceñido a la cintura). Los polos, realizados en diferentes colores y materiales; los joggers; los bodis; y las felpas oversize son los esenciales para dar el toque retro cool a todo tipo de looks.

“El denim, la tendencia que nunca se fue”.

Sin olvidar los clásicos, el rosa chicle y el melocotón son los nuevos colores para el denim. Esta inspiración se renueva con las costuras visibles, lavados vintage y mucho lettering en b/n. Algunas de las prendas top son el mono (boiler suit), los shorts de cintura alta, los sets mini faldas + cazadora y los crop tops tipo bra.

“Los complementos: el detalle trendy total”.

No hay look definitivo sin complementos. Los pendientes siguen siendo el toque definitivo y las riñoneras, realizadas en diferentes materiales, son el accesorio hype del año. Como alternativa, se encuentran las bolsas de cuerda, los bolsos de cuentas y las cestas de mimbre natural o las realizadas en plástico de colores. Por otra parte, las micro-gafas, las gorras con lettering, las sandalias de tiras en colores pop, los calcetines deportivos y las chunky sneakers son diseños que elevan los estilismos al punto moderno absoluto.

Para él:

“La apuesta definitiva por el retro y el color”

Las tonalidades pop y primarias, así como los ácidos y el rosa abren el camino a una temporada en la que el color es el hilo conductor para todo tipo de propuestas. Es el momento más álgido para los outfits color-block y para los total look: llevar lo mismo arriba y abajo.

En cuanto a los prints más importantes: las rayas verticales multicolor y en blanco y negro se apoderan de prendas superiores e inferiores. De cara a los días más veraniegos, los estampados florales en camisas; las tonalidades arena, amarillo y ocre; y los nuevos tejidos (red y nylon) cobran la importancia que necesitan: hello, festivales! Los detalles como el lettering en b/n sobre la totalidad de la prenda y las bandas laterales coloridas reivindican el estilo street deportivo de este año.

Las sudaderas oversize protagonizan muchos de los looks planteados. Las versiones en rojo, azul eléctrico y rosa son el nuevo básico para renovar armarios.

“Un tailoring muy deportivo”

El tailoring se reinterpreta en una versión mucho más street. Son prendas más oversize y cómodas. El estampado a cuadros recupera un cierto toque grunge y renueva su liderazgo con las tonalidades grises, azules y verdes. Está presente tanto en partes superiores y bermudas como en accesorios. El key look dentro de esta inspiración se forma con versiones más depuradas y deportivas con el polo como máximo exponente.

“El utility de chico y los nuevos materiales”

Gracias a la incorporación de materiales como la viscosa, el nylon y los tejidos de algodón, se importan diseños oversize y el trench como prenda exterior esencial. En definitiva: la inspiración smart renace mucho más urbana.

“El denim vuelve a sus orígenes”.

O lo que es lo mismo, vuelve el efecto vintage con prendas rotas y lavados más fuertes. Algunos detalles originales del mundo deportivo como, por ejemplo, las bandas laterales también se unen a las prendas denim.  

“Accesorios retro para todo tipo de looks”

Y, así, haciendo honor a la macrotendencia bajo la cual se crean todos los estilismos, vuelven los cinturones con chapa, las riñoneras y la gorra beisbolera. El resultado es un mundo street muy noventero, cuyas posibilidades son todo un reto de estilo.