Sí de algo podemos estar seguros es que la naturaleza siempre reclama lo que es suyo, y la fé que existe en cada una de las iglesias que el agua ha atrapado.

Prueba de ello son los miles de edificios y construcciones que han sido devoradas por el poder de la madre Naturaleza. En México, ocurre algo único y curioso. El arraigo religioso del país ha creado espectaculares edificaciones que a través de los años se han mantenido inertes. Pero, ¿qué sucede cuando uno de estos monstruos de piedra choca contra la fuerza del rio, el cuerpo de una presa o la ambición de la selva? Es aquí donde la lucha por sobrevivir se vuelve un asunto de historias y leyendas que intentan explicar porque una iglesia puede vivir bajo el agua tanto tiempo. Por tal razón, te mostramos algunas de iglesias inundadas en México que te asombrarán cuando decidas recorrerlas.

Templo de Quechula, Chiapas

En el fondo de la presa Malpaso, nutrida por el río Grijalva, se encuentran las ruinas del templo de Quechula, Chiapas. Esta edificación, de 61 metros de largo, fue erigida por monjes dominicanos al norte del estado en el siglo XVI. Se cree que fue abandonada entre 1773 y 1776 debido a una serie de plagas que afectaron a la población. A partir de 1996, la edificación quedó bajo el agua debido a la construcción de la presa de Malpaso. Sin embargo, diversas situaciones climatológicas hicieron que la hidroeléctrica llegara a niveles críticos. Esto reveló por primera vez al monstruo de piedra en 2002. Hoy en día, cuando los niveles del agua bajan, los pescadores de la zona se vuelven guías de turistas transportando visitantes para observar las ruinas del lugar.

Lancha recorriendo la iglesia de Quechula en Chiapas

Iglesia de San Juan Bautista Tequesquitengo, Morelos

Vista por tan pocos pero conocida por buzos, la iglesia de San Juan Bautista es una de las edificaciones más impresionantes. Este templo descansa en las profundidades del lago de Tequesquitengo en Morelos en lo que fue una antigua población. Cuentan las leyendas que el lugar fue inundado intencionalmente por un par de hermanos en represalia contra el pueblo. Oficialmente, la historia dice que el lugar fue cubierta de agua gradualmente para crear un espacio acuífero que cubriera las necesidades de los pobladores. En la actualidad, en los meses de febrero ymarzo, se organizan grupos de expedición para explorar la zona. Probablemente, una de las iglesias inundadas en México con más que explorar.

Vista del lago de Tequesquitengo

Iglesia de Churumuco, Michoacán

Ubicada en la presa de Churumuco, Michoacán, esta iglesia es uno de los tesoros más enigmáticos del estado. La edificación fue levantada cerca del año 1800. Con el paso del tiempo fue abandonada hasta quedar en el olvido. Con la construcción de la presa El Infiernillo, la construcción quedó bajo el agua y el pueblo a su alrededor tuvo que moverse a otro sitio. Este lugar, además de impresionante, cuenta con una gran historia debido ya que el cura José María Morelos y Pavón, héroe de la Independencia de México, ofició misas aquí.

Vista de la iglesia de Churumuco en Michoacán

Iglesia de Jalapa del Marqués, Oaxaca

Desde lo más alto del cerro de El Arenal, una vieja y húmeda cúpula deja verse entre los tantos millones de litros de agua que cubren su cuerpo. Es la iglesia de Jalapa del Marqués, el recinto que vive en la presa Benito Juárez. Fue construida durante el siglo XVI por frailes dominicos en los valles del Istmo de Tehuantepec al sur de Oaxaca. Este templo fue el centro religioso de un antiguo pueblo que fue inundado en 1962. El edificio se puede ver de mejor manera debido a los bajos niveles de la presa. Una de las iglesias inundadas en México más impresionantes.

Exterior de la iglesia inundada en Jalapa del Marqués en Oaxaca